7 maneras de mantener hábitos alimenticios saludables

Manos que muestran cómo cortar verduras en una tabla de corte y cómo exprimir jugo de limón en un tazón.

Cuando las personas desean hacer un cambio en su estilo de vida, adoptar hábitos alimenticios más saludables suele estar primero en sus listas.

Puede que quieran perder peso, fortalecer los músculos o, tal vez, simplemente sentirse más saludables. Independientemente de la motivación, una dieta saludable puede ser diferente para cada persona.

Hoy en día, muchos están uniéndose al movimiento de la alimentación «limpia»: que es consumir alimentos integrales e ingredientes naturales. Otros están forjando su propio camino con mejores opciones, evitando la comida chatarra y los refrigerios altos en calorías.

Aquí te presentamos una variedad de enfoques que puedes adoptar para mantener hábitos alimenticios saludables. Elige los que más te gusten para comenzar, o pruébalos todos para encontrar el enfoque que funcione para ti.

Un tazón de granola con bayas junto a un vaso de leche y un plato con manzanas verdes cortadas en rodajas.

Sáciate con fibra

Los alimentos con alto contenido de fibra son el motor de una alimentación saludable. Mantienen el hambre bajo control entre las comidas y tienen algunos beneficios adicionales, como ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre y bajar los niveles de colesterol.

Por ejemplo, comienza tu día con un tazón de avena y un poco de fruta, y lo más probable es que no tengas hambre hasta la hora del almuerzo.

Los alimentos ricos en fibra y fermentados, como yogur, kéfir y tempeh, también ayudan a alimentar y reponer las bacterias buenas que viven en tu intestino, lo que te permite mantener un sistema digestivo saludable y apoya tu sistema inmunológico.

Trata de incluir algunos de estos alimentos ricos en fibra en tus comidas todos los días:

  • Frijoles
  • Quinoa
  • Pan integral
  • Pasta integral
  • Aguacates
  • Frambuesas
  • Lentejas
  • Avena

Un batido de bayas con un plato de bayas de fondo.

Concéntrate en los alimentos saludables que te gustan

A veces, puede ser desalentador tratar de comer saludablemente cuando ves una lista de alimentos «buenos para ti» que no te apetecen mucho. Sin embargo, comer saludablemente es más que comer una simple ensalada. El truco es concentrarte en los alimentos que te gustan.

Si las verduras crudas no son tus favoritas, aprovecha al máximo tus recetas preferidas con verduras cocidas que sean fáciles de preparar. O concéntrate en las frutas que más te gustan. La fruta fresca es un refrigerio excelente. También puedes combinar frutas y verduras en un batido para asegurarte de que consumes la ingesta diaria recomendada.

Un plato de fruta, queso, prosciutto y pan francés junto a un recipiente de Nutrilite Double X.

Los antojos no tienen por qué ser malos para ti

Cuando se te antoje algo dulce, no necesitas consumir calorías vacías. Hay muchas maneras de lograr que tus antojos de comidas sean saludables.

Esto podría significar un tazón lleno de bayas frescas con una buena dosis de crema batida, trozos de manzana servidos con mantequilla de maní o rodajas de plátano gruesas salteadas con un baño de jarabe de arce real. ¡Unos pocos cuadritos de chocolate oscuro satisfarán tu antojo por algo dulce y también te darán un pequeño impulso antioxidante!

¿Se te antoja algo salado? Considera aquellas opciones que tengan valor nutricional, además del sabor que buscas. Piensa en guacamole, almendras, castañas de cajú o tus quesos favoritos en lugar de refrigerios salados procesados.

Una lista de víveres escrita a mano en un papel con diseño floral contiene huevos, frijoles, pepinos, quinua, pitaya y carambola (fruta estrella).

Planifica con anticipación antes de comprar en el supermercado

Hacer listas de alimentos es la manera más fácil de asegurarte de traer lo saludable a la casa. Escribe exactamente lo que necesitas antes de ir a comprar.

Si planificas tus comidas con anticipación, asegúrate de revisar dos veces que tengas todos los ingredientes que necesitas para la semana. Si no está en tu despensa o alacena, agrégalo a la lista.

Planificar comidas y hacer listas de compras reduce las salidas rápidas a la tienda por uno o dos artículos que, a menudo, termina siendo una o dos bolsas de compras no planificadas. Y si tienes hambre, es probable que esas compras no planificadas no tengan el mayor valor nutricional.

Una botella de Daily Nutrilite sobre una mesa de comedor rodeada de una variedad de comidas y platos saludables.

Come lo que tu cuerpo necesita

Cuando pasas mucho tiempo en casa, es fácil caer en la rutina de preparar las mismas comidas una y otra vez. Para evitar esto, intenta variar tus comidas lo más posible, centrándote en elegir alimentos de todos los grupos alimenticios claves.

Para ayudarte a obtener todos los nutrientes esenciales, considera la posibilidad de agregar un suplemento como Daily Nutrilite™, que proporciona el 100 % o más del valor diario de 17 vitaminas y minerales. Su fórmula incluye concentrados de plantas integrales y es una manera conveniente de ayudar a llenar cualquier brecha nutricional en tu dieta.

Un plato con pechuga de pollo, quinua, tomates cherry y ensalada.

Prueba alimentos nuevos

Evita el dilema del desgaste comestible y prueba al menos un alimento nuevo cada semana. Innovar en tus comidas te permitirá conocer opciones sabrosas mientras aprendes las mejores maneras de incorporar alimentos más saludables en tu dieta.

Una vez que sepas qué ingredientes te encantan, busca recetas y videos de preparación de comidas para usarlos de nuevas maneras. Marca tus sitios favoritos en línea o comunícate con amigos y familiares y pídeles que compartan sus tres recetas saludables favoritas. Hablar de la comida que te encanta es una excelente manera de conectarte con las personas, incluso si no puedes reunirte en persona.

Una mujer en el asiento del pasajero de un automóvil se lleva la mano a la boca mientras bosteza. El sol está brillando. Ella está cansada.

Presta atención a tus desencadenantes

Todos hemos pasado por momentos en los que nos damos un atracón con comida chatarra o comida para llevar. Estos momentos de alimentación no saludable pueden ser causados por algunos desencadenantes, como la ansiedad, la falta de sueño, los sentimientos de tristeza o un cambio en nuestro entorno social.

Darte cuenta de cómo te sientes cuando ansías un gran tazón de helado, por ejemplo, o cuando sientes ganas de ir a un restaurante de comida rápida para ordenar una bolsa de papas fritas desde tu automóvil puede ayudarte a comprender mejor qué causa estos episodios de alimentación no saludable. Una vez que te sintonizas con estos sentimientos, puedes apuntar a evitar estos desencadenantes en el futuro.

Conoce más

Los cambios de estilo de vida y dieta rara vez ocurren de la noche a la mañana. Decidir mantener hábitos alimenticios saludables requiere algo de planificación y compras específicas para asegurarte de que tienes una buena selección de alimentos a mano. Una vez que elijas las estrategias que funcionarán mejor para ti, estarás en camino a una vida más saludable.

¿Estás buscando más consejos sobre nutrición y un estilo de vida saludable? Consulta más publicaciones en Conexión Amway. Y para conocer más acerca de Daily Nutrilite y otros productos Nutrilite™, visita Amway.com o Amway.ca.

Deja un Comentario

Your email address will not be published.

Solo se mostrará su nombre cuando se publique el comentario.