AYUDAR ES LA “RETRIBUCIÓN MÁS IMPORTANTE:” LA HISTORIA AMWAY DE THEO GALÁN

Theo and Maribel Galan smile for the camera. Theo holds up three fingers because he tried Amway three times before he was ready to make a commitment.

Tres. Esa es la cantidad de veces que Theo Galán intento el Negocio Amway antes de estar en la posición correcta, con la actitud correcta para hacerlo funcionar.

La primera vez tenía unos 20 años y aún vivía en República Dominicana.

“Tenía 20 años, jugaba al béisbol y en la universidad”, dijo. “Me uní, pero era demasiado joven para equilibrar el trabajo en el negocio con los deportes y los estudios”.

La oportunidad de Amway le fue presentada por segunda vez cuando vivía en la ciudad de Nueva York con su esposa Maribel. Ambos trabajaban en más de 1 trabajo para cubrir los gastos y tratar de salir adelante. El negocio Amway™ parecía perfecto para nosotros.

“Fue una oportunidad de bajo costo para ganar un poco de dinero extra”, dijo Theo “Nos registramos juntos. Pero, aunque éramos buenos para vender productos, fuimos lentos para construir el negocio “.

La tercera vez fue en 1993. Para entonces, tenían dos hijos y tenían dos concesionarios de automóviles. Aunque eran sus propios jefes, no lo disfrutaban.

“Trabajábamos demasiadas horas, teníamos problemas con los empleados y nada de tiempo para la familia”, dijo Theo. “Fue muy estresante. Estábamos ganando buen dinero, pero el precio emocional era demasiado alto “.

Estableciendo las prioridades correctas

Así que dieron un paso atrás para pensar en lo que más les importaba: libertad y familia.

“Nunca perdimos de vista el hecho de que las cosas que queríamos también eran los cimientos del negocio Amway: libertad, familia, esperanza y recompensa”, dijo Theo. “Sabíamos que era hora de volver a intentarlo, pero esta vez hacer lo que fuera necesario para tener éxito”.

Theo se comprometió a dedicarse por completo al negocio Amway durante un año, aprovechando que los concesionarios de automóviles durante el invierno sufrían una baja en sus ventas. Tomaron algunas horas cada día para estudiar, aprender y compartir el negocio con otros. Pronto comenzaron a sumar nuevos empresarios independientes.

“A veces estás tan ocupado aferrándote a lo que tienes que no tienes manos para conseguir lo que quieres”, dijo Theo. “Una vez que nos enfocamos en lo que realmente queríamos, vimos resultados”.

Disciplina y empatía son la clave

Theo usa el mismo enfoque y disciplina para asesorar a su equipo. Él comparte cómo aprendió de sus errores, reajustó sus prioridades e hizo tiempo para el éxito. “Le digo a la gente que Amway encaja en cualquier estilo de vida”, dijo. “En lugar de mirar televisión o jugar en Internet, que trabaje en su negocio. Todos pueden encontrar tiempo para una oportunidad con tanto potencial.”

También usa una dosis saludable de empatía.

“Las relaciones lo son todo, en los negocios y en la vida”, dijo. “No es lo que dices, sino cómo tratas a las personas.” Hago un gran esfuerzo para mostrarle a mis grupos cómo usar sus talentos. Si me dices “soy tímido”, yo digo “eso está bien porque yo no lo soy.” Soy extrovertido pero no organizado como tú. Podemos aprender el uno del otro.”

Ayudar a las personas a alcanzar el éxito es lo que más disfruta. Cuenta que ha visto cómo el éxito con Amway ha mejorado las vidas de las personas en los Estados Unidos y en todo el mundo. “Al igual que yo, estas personas solían ser infelices en otros trabajos. Ahora hacen algo que aman y viven la vida bajo sus propios términos.

“Claro, trabajamos duro, pero no se siente porque es un trabajo con propósito. … Ese es el objetivo final.”

Mira cómo los IBO están ayudando a otros a construir vidas mejores.

1 Comenta

  • Patricia says:

    Gracias Theo y Maribel por su ejemplo. Y claro con la educación, perseverancia, voluntad y determinación también lo podemos lograr como uds exito

Deja un Comentario

Your email address will not be published.

Solo se mostrará su nombre cuando se publique el comentario.